Agencia Quinta
Image default
Quilpué

Positivo balance realizan en Quilpué tras puesta en marcha de ordenanza que regula el comercio ambulante

Desde el 18 de julio, equipos fiscalizadores del Municipio Abierto junto a personal de Carabineros de Chile, realizan controles en el centro de la comuna para verificar el cumplimiento de la nueva ordenanza de comercio en Bien Nacional de Uso Público que autoriza la presencia de comerciantes ambulantes en el centro de la comuna de forma restringida y acotada.

     Algunos llevan años dedicados al comercio ambulante y no pueden creer que ya tienen en sus manos el decreto municipal que los autoriza a trabajar sin la constante preocupación de que los multen e incauten su mercadería; se trata de aquellas personas que postularon y cumplieron con los requisitos para obtener el permiso que otorga la nueva ordenanza de Comercio en Bien Nacional de Uso Público que a fines de junio se aprobó en Quilpué.

Ahora son 94 las personas que comercializan sus productos en la vía pública con el respectivo permiso, en comparación a los cerca de 200 puestos catastrados en el proceso previo a la elaboración y puesta en marcha de la ordenanza que, además, restringe a solo dos calles el espacio autorizado para que se instalen.

Amada Alfaro es una de las comerciantes informales que obtuvo el permiso. Hace tres años que vende turbantes en la calle; se vio obligada a recurrir a esta fuente laboral por motivos de salud.

“Yo antes hacía aseo en casas particulares y tengo muchas hernias en mi columna y tuve que buscar un trabajo más adecuado porque no podía quedarme en la casa echada en los huevos, entonces dije “yo voy a tener que mentalizarme y buscar un medio para ganar dinero” y me encontré con este emprendimiento y lo he realizado durante todo este tiempo y me ha ido bien. En relación a cómo funcionaba el comercio en la calle antes de la ordenanza, explica que “si llegaba alguien se ponía, como no teníamos permiso, pero ahora es más formal y eso me gusta. Yo estoy de acuerdo con eso. En diciembre nosotros pagamos un permiso y desde ahí empezaron a avisarnos que teníamos que mantener un permiso vigente para poder ejercer el comercio ambulante.”

Hace cuatro años que Siomara Martínez llegó a Chile desde Venezuela junto a su marido y tres hijos. En un principio trabajó como vendedora en el comercio formal, pero una discapacidad física le impidió seguir haciéndolo.

“Cuando llegué acá yo trabajaba en locales y me iba súper bien pero cuando comencé con la discapacidad no hubo más de otra y optamos por eso. Acá nosotros trabajamos a diario y podemos comprarles (a los hijos) lo que necesitan para el colegio ya que mensual no nos da la fuente, aparte acá uno puede ganar sueldo mínimo y vamos a diario contando (…) muchas veces nos querían quitar la mercadería, teníamos que correr a recoger, multas, pero se logró lo que se quería que era obtener permiso, trabajar legal y estar tranquilos.”

La alcaldesa Valeria Melipillan indicó que hasta ahora el balance es muy positivo y que se tomarán en cuenta las sugerencias y opiniones que surjan durante este período.

“Ha habido una respuesta inmediata de los y las comerciantes que no tienen permisos para trabajar en el centro de la ciudad y han sido retirados cuando corresponde, por lo que el proceso de fiscalización se ha llevado adelante sin mayores complejidades, sin eventos complicados que haya tenido que abordar carabineros y con escasos procesos de decomiso; por lo tanto, hoy día creemos que la puesta en marcha es exitosa, se nota cuando uno transita por las calles de la ciudad que están despejadas. Hay comentarios muy positivos de la ciudadanía respecto de este proceso, también de los comerciantes establecidos y esperamos que esto siga funcionando adecuadamente. Por supuesto, vamos a llevar adelante una evaluación completa respecto a las calles donde quedaron instalados los comerciantes informales. Todas esas opiniones las vamos a tomar en consideración para realizar una evaluación y determinar si debemos efectuar cambios en la ordenanza.”

A la fecha, según la información entregada por carabineros, se registran diez decomisos de mercadería y 15 citaciones al juzgado de policía local, un detenido por orden vigente y más de 50 controles de identidad. El Capitán Claudio Ramírez, comisario de Quilpué, señaló que en la comuna se conformó una patrulla de comercio ambulante especialmente dedicada a la fiscalización y que si bien, se han realizado algunos decomisos y notificación de infracciones, en general el proceso se ha desarrollado sin mayores inconvenientes

“Sobre la marcha se han ido produciendo algunos acomodos tratando de que las veredas queden más despejadas. En esos casos se busca la instalación en calle Vicuña Mackenna o en calle Blanco Encalada en sectores donde hay más espacio para no entorpecer la zona de instalación de vehículos que en algunos casos estaban siendo ocupados incluso por los comerciantes para dejar su mercadería o sus vehículos. Creo que la gente ya ha podido notar algunos cambios. La verdad, es que siempre queremos que esto se desarrolle de mejor forma, que la gente sea más receptiva respecto a las normas que hay por el bien de la comunidad. Bajo ninguna circunstancia la idea es no permitir que la gente pueda trabajar y generar ingresos para sus hogares. Por lo tanto, el llamado que hago, es que se cumpla lo que dice la ordenanza, que la lean, que la conozcan, la apliquen, que se acerquen al municipio o a carabineros si tienen alguna duda, y que todos trabajemos por el bien de la comuna y demos un ejemplo a otras comunas que tienen problemas con el comercio ambulante de forma desbordada, cosa que, al menos acá en Quilpué, no se aprecia.”


Francisco Jorquera, Director de Seguridad Pública del Municipio Abierto, agrega que esta buena evaluación inicial, en gran parte se debe al proceso de socialización previa que se realizó.

“Antes de la fiscalización, durante dos semanas, se realizó un trabajo de difusión de la nueva ordenanza, se informó en qué consistía la fiscalización, y también en qué consistían los decomisos y citaciones al Juzgado de Policía Local. Disminuyó bastante el comercio ambulante en el centro de la comuna y hoy los vecinos y vecinas pueden transitar de manera tranquila, con veredas despejadas.”

Quien también realizó un balance favorable de estos primeros días, fue el delegado presidencial provincial de Marga Marga, Fidel Cueto quien indicó que estamos viendo que Quilpué se ve más ordenado. Estamos muy contentos por el trabajo que se ha hecho entre la municipalidad y carabineros y los propios ambulantes que han respetado los sectores y esperamos que esto también se pueda replicar en toda la provincia.”

Por parte de los comerciantes establecidos, la evaluación ha sido dispar, mientras algunos apoyan la iniciativa, otros siguen considerando que es una medida injusta.

“Nos perjudica a nosotros que estamos establecidos y cumplimos con todo lo que corresponde de patente, servicio de impuestos internos, entonces nos está perjudicando a la mayoría en general. También hay caja vecina acá al fondo y hay fila a veces y la gente tiene que hacer la fila afuera por el aforo y se junta todo, la ortopedia, la modista que también tiene mucho público”, indica una comerciante establecida de calle Vicuña Mackenna.

Por otro lado, Germán Orozco, también del comercio establecido de Vicuña Mackenna, apoya la medida e indica que “estamos muy tranquilos, no nos afecta para nada. Está bien, muy ordenado y no nos ha perjudicado para nada.”

En relación a la problemática que impulsó la elaboración de esta inédita ordenanza, la alcaldesa Melipillan, indicó que “hoy día en Quilpué reconocemos un problema estructural de la ciudad, reconocemos y no lo escondemos y creo que ese es un paso muy importante porque el relegar o llevar a los ambulantes a zonas periféricas no soluciona el problema y nosotros estamos convencidos de que reconocer su situación, establecerlos y darles una vía de formalización es lo más adecuado para poder regular efectivamente el comercio sin mayores conflictos para la ciudadanía y sin quitarles la oportunidad de poder otorgar una fuente laboral eficiente a estas personas que buscan la formalización.”

Recordar que entre las restricciones que estipula el permiso, figura que la persona que lo obtenga debe vivir en Quilpué y prioriza a jefas de hogar y a personas en situación de discapacidad. Además, los permisos se otorgan por un período limitado de tiempo y habilita solo dos calles del centro para la instalación de los comerciantes ambulantes: calle Vicuña Mackenna y calle Blanco desde la esquina de calle Freire hasta calle Caupolicán. La ordenanza también restringe el espacio específico que ocupa cada comerciante.

Noticias relacionadas

Quilpué tendrá una clínica veterinaria móvil

Colaborador

Hilanderas de Colliguay buscan alternativas para que su oficio no desaparezca

agenciaquinta

Música quilpueína: Dalas presenta su nuevo sencillo “Mi amor te lo perdiste”

Colaborador